Las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la formación de postgrado

Escrito por: Postgrado USIL

30 mayo 2017

Resumen

En la ponencia se expone una experiencia de innovación educativa que se desarrolla en la Universidad San Ignacio Loyola de Lima, Perú, desde mayo de 2016, para la integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en los procesos formativos del postgrado. Constituye el objetivo del presente trabajo presentar un conjunto de acciones pedagógicas y didácticas para la docencia, la investigación y la extensión universitaria, elaboradas y ejecutadas por un grupo de profesores de la Escuela de Postgrado, específicamente de su Programa de Maestría en Ciencias de la Educación. Con una metodología de investigación acción participativa se implementaron las acciones que favorecen el desarrollo de competencias investigativas con el uso intencionado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, como resultado se producen avances en la publicación de artículos científicos y la presentación de ponencias en eventos científicos nacionales e internacionales tanto por los profesores como por los estudiantes de la maestría.

Abstract

In the report an experience of educational innovation is exposed that is developed in the University San Ignacio Loyola of Lima, Peru, from May of 2016, for the integration of the Technologies of the Information and the Communication in the formative processes of the graduate degree. The objective was to expose a group of pedagogic and didactic actions starting from the articulation of the teaching, the investigation and the university extension, elaborated and executed by a group of professors of the School of Graduate degree, specifically of its Program of Master in Sciences of the Education. With a methodology of investigation action participation, the actions are implemented that developed investigative competitions with the deliberate use of the Information and Communications Technology, reflected in advances in the publication of scientific articles and the presentation of reports in national and international scientific events as much for the professors as for the students of the master.

Introducción

En la Universidad San Ignacio Loyola (USIL) se implementan actualmente acciones dirigidas a favorecer la integración coherente de las TIC a los procesos universitarios bajo la premisa de cambiar el paradigma del profesor como centro del proceso de enseñanza aprendizaje y el soporte bibliográfico de textos rígidos por otro donde el estudiante aprende poniéndose en contacto directo con el saber; con apoyo en los recursos que ofrecen las TIC y estrategias de aprendizaje independiente, se apropia del conocimiento y lo profundiza en contacto con sus compañeros y con orientación del docente. Esto permite formar un profesional más integral, productivo y competitivo. Las acciones forman parte de la estrategia diseñada en la USIL para dar respuesta a diversas problemáticas relacionadas con el insuficiente desarrollo en las competencias investigativas de los estudiantes de las diversas modalidades de postgrado.

En este trabajo se abordan específicamente las acciones llevadas a cabo en la Escuela de Postgrado con el grupo de profesores y maestros de la Educación Primaria y Secundaria que cursaron la IV edición del Programa Académico de Maestría en Ciencias de la Educación desarrollado en la USIL en colaboración con el Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del gobierno del Perú.

Desarrollo

La naturaleza integradora de la tecnología informática en sus últimas y complejas versiones, fenómeno asociado a la revolución tecnológica que caracteriza la sociedad contemporánea, está influyendo cada vez con mayor presencia en las instituciones educativas. Las facilidades y cambios que pueden  introducir las TIC en el proceso de enseñanza aprendizaje, determinados por sus características y posibilidades educativas son abordadas por varios autores (Area, 2002; Cabero, 2003; Ortiz 2005, Brun 2011, Rodríguez, Cruzata y Avila, 2014).

Todos estos autores se refieren a que las TIC ofrecen condiciones óptimas para transformar una enseñanza tradicional, pasiva, fundamentalmente centrada en la transmisión del contenido, el profesor y la clase, en otro tipo de educación más personalizada, participativa, centrada en alcanzar aprendizajes diversos y que posea una real significación para cada estudiante, pero que sí solas no garantizan el éxito, se necesita de contrastar sus posibilidades, valorar claves teóricas que se comprometan con el cambio educativo.

Respecto a la utilización de las TIC en la universidad, las investigaciones suelen tener en cuenta generalmente las disponibilidades y soluciones tecnológicas, sin partir de valorar el contexto donde la innovación se ha de integrar, ya sea desde el punto de vista geográfico como puede ser en nuestro caso, las condiciones socio-laborales en las que los estudiantes se desenvuelven, pedagógico, como los nuevos roles de profesor y estudiantes, mayor abanico de medios de aprendizaje, cambios en las estrategias didácticas; tecnológico, como la disponibilidad tecnológica de la institución y de los usuarios, entre otros. (Salinas 2002).

Resultado del avance de las TIC son los ordenadores y el conjunto de recursos de información y comunicación de Internet (World Wide Web, correo electrónico, chat, videoconferencia, File Transfer Protocol, foros, bases de datos) que desde hace años, están presentes de forma habitual en los múltiples procesos de  los  centros universitarios. Son tecnologías que representan en estos momentos, uno de los retos que tiene ante sí la educación superior ya que permiten innovar en los procesos formativos cambiando las formas tradicionales de comunicación entre docentes y estudiantes, así como el acceso al conocimiento.

La integración de las TIC en las instituciones de educación superior está promoviendo transformaciones con el desarrollo de nuevos modelos para la formación pre y posgraduada, aparición y consolidación de la Intranet de las universidades y uso de herramientas informáticas  y telemáticas dentro de nuevas concepciones; que se complementa y apoya en el nivel pedagógico y didáctico de los profesores, la integración entre el sistema educativo y la sociedad, la política de informatización y estrategias de capacitación del profesorado. En fin estamos hablando de innovación educativa.

Los autores asumimos la innovación  educativa como una “serie de intervenciones, decisiones y procesos, con cierto grado de intencionalidad y sistematización, que tratan de modificar actitudes, culturas, contenidos, modelos y prácticas pedagógicas (Carbonell, 2002, p.17). En el caso de la experiencia que nos ocupa de lo que se trata es de renovar los materiales curriculares, las estrategias de enseñanza aprendizaje, la dinámica del aula del postgrado a partir de la integración coherente de los recursos que ofrecen las TIC..

En la Universidad San Ignacio Loyola (USIL) se implementan actualmente un grupo de acciones dirigidas a favorecer la integración coherente de las TIC a los procesos universitarios bajo la premisa de cambiar el paradigma del profesor como centro del proceso de enseñanza aprendizaje y el soporte bibliográfico de textos rígidos por otro donde el estudiante aprende poniéndose en contacto directo con el saber, es decir, con apoyo en los recursos que ofrecen las TIC y estrategias de aprendizaje independiente, se apropia del conocimiento y lo profundiza en contacto con sus compañeros y con orientación del docente. Esto permite formar un profesional más integral, productivo y competitivo. Las acciones forman parte de la estrategia diseñada en la USIL para dar respuesta a diversas problemáticas relacionadas con el insuficiente desarrollo en las competencias investigativas de los estudiantes de las diversas modalidades de postgrado.

Las acciones comenzaron desde un diagnóstico de partida en el que se manifestó el  desconocimiento de algunos aspectos importantes de la integración de las TIC a la gestión de los procesos universitarios por una parte de los profesores y estudiantes de postgrado, se evidencian limitaciones en el dominio de los fundamentos teóricos que sustentan el empleo de herramientas tan valiosas en la formación de las competencias investigativas. Un 42,5 % describe sus conocimientos entre nulo y muy bajo, demostrando muy poca o escasa preparación al respecto. Sin embargo resultó favorable que el 57,5 % de la muestra se ubica entre el nivel bajo y el alto en el empleo de las TIC como recurso de apoyo a la docencia.

Fue significativa para la investigación la percepción de la muestra acerca de la necesidad de implicarse en las diferentes modalidades que se organizaron para la capacitación en el empleo de las TIC. Las encuestas mostraron que para el 58 % supondría un reto demostrar que sí se puede aprender con las TIC, el 58 % piensa que los cambios en la forma de enseñar o de aprender enriquecen su experiencia personal y profesional y el 100% consideró que necesitan de acciones de capacitación o de superación profesional para el empleo novedoso de las TIC en la docencia. El 3 % “no motivado” demuestra que aún se resisten a cambiar sus modos de actuación.

En cuanto a la percepción de los estudiantes de postgrado acerca de la USIL como escenario propicio para la investigación científica, los datos reflejan que la universidad tiene los recursos tecnológicos y humanos necesarios para atenderlos y formarlos de acuerdo a sus necesidades y potencialidades. Se refieren al aprendizaje autónomo, la articulación de lo que se investiga con los problemas de su propia práctica profesional como elementos que propician el desarrollo de la competencia investigativa.

Con la participación del grupo de estudiantes y de buena parte del claustro, en varias sesiones de trabajo se diseñó el plan de acciones. “Un buen plan de acción constituye la parte más activa de la investigación acción en el aula, y debe señalar una secuencia lógica de pasos” (Martínez, 2000, p. 12). Se discutió y aprobó el calendario de implementación, cómo y dónde, los pro y los contra de cada paso, los objetivos que se deseaban lograr, los obstáculos a superar, los medios alternos y recursos que se necesitarían, las posibles dificultades y cómo se superarán, los factores facilitadores o inhibidores de los procesos y la evaluación que se utilizará para apreciar el nivel del logro programado.

Compartiendo la idea de que “en contraposición con lo que desgraciadamente algunas veces se cree, las TIC traerán inicialmente más trabajo para el profesor, entre otros motivos por el desempeño de nuevos roles…” (Cabero, 2001, p.10) las primeras acciones estuvieron dirigidas a organizar espacios de adiestramiento, superación y preparación pedagógica para los profesores, considerando cursos, talleres, seminarios y cursos breves, bajo modalidades presenciales y virtuales. Fueron acciones para favorecer que los profesores decidieran qué tecnologías iban a implantar a través de procesos formativos de indagación, para someter las alternativas pensadas a debate, manejar distintas alternativas en torno a los recursos a incorporar y para qué, delimitar claramente qué necesidades, problemas o intereses se pueden satisfacer con la incorporación de estos recursos y qué factores podían dificultar su introducción e integración curricular.

Se partió de identificar las destrezas en relación a los principales usos que les daban a las TIC, considerando qué tipo de dispositivos tecnológicos usan (radiograbadores, pizarras digitales multifunción, TV, reproductores de DVD, PC, notebooks, cámaras digitales y otros), la frecuencia de uso dentro y fuera del aula, el tipo y frecuencia de uso de Internet (chat, email, foros, producción de hipertextos, producción de blogs, fotologs, wikis, acceso a buscadores, enciclopedias virtuales, bibliotecas digitales, portales educativos). Para que las potencialidades de las TIC sean efectivas en los contextos educativos, su desarrollo e introducción deben verse como un proceso de integración curricular que implique un verdadero cambio cualitativo y cuantitativo y no como un instrumento auxiliar de la educación tradicional presencial.

En la experiencia pedagógica que se describe se definió desde el propio comienzo que no eran los recursos de que ofrecen las TIC los que promoverían el desarrollo de las competencias investigativas en los estudiantes sino las situaciones educativas planificadas o creadas por los profesores de la Escuela de Postgrado para tal fin. Se tuvo claro que la actitud de los estudiantes frente a esos recursos, frente al profesor; el contexto, entre otras variables; condicionan la interacción con las TIC (Sancho, 2000).

Algunas de las acciones desarrolladas con los estudiantes fueron las siguientes: preparación para el trabajo con los procesadores de textos, la producción escrita, la lectura y la comprensión de textos multimediales, con la posibilidad de usar las herramientas como correctores de ortografía, comunicarse por chat y correo electrónico, manejar motores de búsqueda en Internet y descargar aplicaciones como audio, imágenes y videos para contribuir al desarrollo de la competencia investigativa a través de la formulación y verificación de hipótesis, análisis y capacidad de abstracción. Una de las acciones de mayor impacto fue la práctica de búsqueda de información en las bases de datos de revistas científicas indexadas que les facilitara a los maestrantes la elaboración del marco teórico de sus investigaciones o del estado de arte por poner dos ejemplos de los más empleados.

Aunque la estrategia, de la que forman parte las acciones aquí referidas, aún se encuentra en desarrollo, ya se evidencian resultados que confirman la validez de lo realizado. Muestra de ello son las 13 ponencias presentadas por estudiantes y profesores de la Maestría en eventos locales, regionales, nacionales e internaciones (ej: el III Encuentro Regional de Investigación, Educación y Lenguaje de la Universidad de Antioquia, el Congreso Internacional Universidad 2016 y Congreso Internacional INFO 2016 en La Habana) y los 19 artículos enviados a revistas científicas indexadas.

Conclusiones

Las universidades se convierten en escenarios de investigación si pueden proporcionar recursos que favorezcan la innovación, la gestión y el desarrollo de esta. En tal sentido los estudiantes de postgrado de la Universidad San Ignacio Loyola consideran que su universidad es un escenario para la investigación científica al proporcionar los recursos necesarios y suficientes para el ejercicio de la innovación y la investigación en función no solo del crecimiento personal de los estudiantes, sino de las instituciones educativas y comunidades donde se desarrollan las investigaciones.

Las acciones desarrolladas para integrar las TIC a los procesos universitarios de la Escuela postgrado de la USIL, como parte de una estrategia en ejecución y evaluación, favorecieron el desarrollo de competencias investigativas en los estudiantes de la Maestría en Ciencias de la Educación al capacitarlos para el empleo de procesadores de textos, de imágenes, de motores de búsqueda, entre otras herramientas y prepararon al claustro para un uso más eficiente de los recursos e infraestructura en general de USIL.

Referencias

Area, M (2002). Sociedad de la información, tecnologías digitales y educación. Recuperado de http://tecnologiaedu.us.es/bibliovir/pdf/tema1.pdf

Brun, Mario (2011). Las tecnologías de la información y las comunicaciones en la formación inicial docente de América Latina. Santiago de Chile: CEPAL. (Serie políticas sociales n.º 172). Recuperado de: www.eclac.cl/publicaciones/xml/2/44612/serie_172_mario_brun_tic_alis_09.2011.pdf

Cabero, J. (dir) (2003): “Las nuevas tecnologías en la actividad universitaria”, Píxel-Bit. Revista de medios y educación, 20, 81-100.

Cabero, J. 2001. La utilización de las TICs: nuevos retos para las universidades. Recuperado de http://tecnologiaedu.us.es/cuestionario/bibliovir/ES140.pdf

Carbonell, J. (2002). La aventura de innovar. Madrid. Morata

De Pablos, J. (1998). Nuevas Tecnologías aplicadas a la Educación: una vía para la innovación. En J. De Pablos y J. Jiménez (Eds.): Nuevas Tecnologías, Comunicación Audiovisual y Educación. Barcelona, CEDECS, págs. 49 a 70.

Martínez, M. (2000). La investigación-acción en el aula. Agenda Académica Volumen 7, Nº 1, Año 2000.

Ortiz, A (2005) Interacción y TIC en la docencia universitaria Pixel-Bit: Revista de medios  y  educación,  ISSN  1133-8482,  Nº.  26,  2005,  27-38

Rodríguez, I., Cruzata, A. y Avila, Y. (2014). Las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la institución educativa: apuntes para su fundamentación teórica. Informe del proyecto de Investigación Las TIC en la gestión de los procesos universitarios. Universidad de Las Tunas. Universidad San Ignacio.

Sancho, J. Mª (2000). ¿El medio es el mensaje o el mensaje es el medio? El caso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Universidad de Barcelona.  Recuperado de: http://www.sav.us.es/pixelbit/pixelbit/articulos/n4/n4art/art44.htm

Salinas, J. (2002). Modelos flexibles como respuesta de las universidades a la sociedad de la información. Acción Pedagógica 11 (1). Universidad de los Andes, Venezuela. P.4-13.

Créditos:

Alejandro Cruzata Martínez

José Veliz Palomino

Tags:

Close