Recomendaciones para la toma de decisiones

Escrito por: Postgrado USIL

04 mayo 2017

Hoy en día es importante conocer, saber e interiorizar los impactos de la Toma de Decisiones en las organizaciones tanto públicas como privadas en las áreas de Finanzas, Recursos Humanos, Operaciones, Marketing y Ventas; ya que hoy en día los Directores, Gerentes generales deben de ser generalistas y no especialistas. Al ser generalistas podemos conocer las consecuencias, beneficios y costos de cada una de las decisiones tanto en el corto, mediano y largo plazo.

Para la toma de decisiones siempre se tendrá que llevar a cabo un análisis, tanto estructurado como no estructurado, dependiendo de la magnitud y del impacto que tendrá la decisión a tomar por parte de los directivos de una organización.

Para algunos autores como Rodriguez Ponce & Pedrajas Rejas (2009) en su artículo Análisis del impacto del proceso de toma de decisiones estratégicas sobre la eficacia de las organizaciones públicas, presenta algunas recomendaciones para poder lograr una mayor nivel de éxito en la Toma de Decisiones las cuales se muestran a continuación:
– Buscar información en forma profunda y exhaustiva.
– Analizar la información en forma profunda y exhaustiva.
– Generar alternativas en forma exhaustiva.
– Realizar una selección rigurosa y analítica de la opción estratégica.
– La discusión de muchas ideas diferentes.
– El análisis de múltiples perspectivas o enfoques diferentes.
– Las diferencias de opinión entre los participantes.
– La incorporación de nueva información en forma recurrente.
– La discusión de nuevas ideas.
– Que se acojan ideas originales.
– La participación en forma amplia y creativa, más allá del ámbito de sus cargos.
– La reconsideración de las posiciones o los consensos inicialmente alcanzados.

Pero siempre podemos comentar que las decisiones que tomemos tienen un margen de error y nos preguntamos cómo podemos reducir el margen ya que en algunas ocasiones pueden ser perjudiciales para las organizaciones.

Una recomendación puede ser tener una mayor información, poder controlar la variabilidad, realizar simulaciones y tener escenarios optimistas, moderados y pesimistas cuando tomamos una decisión; y conocer el entorno, y el sector de la organización.

Crédito: José Veliz Palomino, director académico de la USIL International Business School.

Close